Criterios selectivos sobre calidad de ubre

A través de la observación advertimos la influencia de la calidad de ubre en el desarrollo del ternero. El vínculo de calidad con la madre se produce en el primer calostrado. Puede ser ésta una excelente madre: cuidarlo, secarlo, ubicarse en el mejor lugar del potrero para parir; pero si su ubre está mal conformada, o si su pezón es ancho, o no permite el paso adecuado de leche, este ternero está perdido.

Si observamos cuidadosamente en un rodeo, veremos que los terneros de mejor desarrollo y más vigorosos corresponden todos a vacas de excelentes ubres.

Y si por el contrario, nos focalizamos en el 10% inferior de este rodeo, veremos que la mayoría de ellos corresponden a vacas con malas ubres ó problemas de vínculo. Esta vacas generalmente al no generar el gasto de la lactancia, se preñan nuevamente y se preparan para darnos de nuevo un mal ternero.

Por este motivo Genética del Este esta trabajando seriamente en identificar este problema común a todos los rodeos; y ver como podemos selectivamente minimizarlo o erradicarlo de nuestros animales. Otro factor relevante es que de esta forma se acotan los descartes prematuros de madres por enfermedades de ubre, y así podemos prolongar el uso de las vacas en los rodeos.

Estamos aportando con nuestra genética otra cantidad de kilogramos adicionales, al uniformar los pesos al destete y al descartar menos vacas.

Publicado en: Sin categoría